Saltar al contenido

Imprimir Rfc Sin Contraseña

En el Estado mexicano, el RFC se refiere al Registro Federal de Contribuyentes, el cual es una identificación de naturaleza económica, que la Secretaría de Administración Tributaria otorga y valida a cada uno de los ciudadanos mexicanos (mayores de edad). Esta cédula fiscal es útil para llevar todos los procesos económicos y comerciales del país de manera organizada y segura.

Imprimir Rfc Sin Contraseña

El RFC debe ser tramitado e impreso tanto por personas físicas como morales, dado que este es el permiso para realizar todo tipo de trámite concerniente a la actividad comercial. De la misma manera, se lleva una data de cada ciudadano y empresa que está en la obligación de pagar impuestos al Estado, en medida que generan ingresos. Este se compone de un código, el cual se construye con los datos personales de la persona física o moral.

Es un documento que cada persona física, al cumplir la mayoría de edad estipulada, debe tramitar, ya que cada empresa o trabajo lo solicita como documento. Las empresas o personas morales también deben solicitarlo al inscribirse como ente en la Notaría Pública.

Para obtener el RFC se deben presentar documentos básicos de identificación, además que su impresión es muy fácil dado que se puede obtener por medio de la página web del organismo y así, tenerlo en PDF. Para su impresión, se requiere de una contraseña asignada al momento de la presentación de documentos, pero puede darse el caso del extravío de la misma. ¿Qué se puede hacer en este caso?

¿Cómo imprimir el RFC sin contraseña y sin pagar?

Al asignarse el RFC, este cuenta con una homoclave que permitirá la impresión del mismo y consiste en los tres últimos dígitos del número oficial de tu documento. Esto es lo identifica a cada RFC como válido y con esta serie se encuentra registrado en la página del SAT (Servicio de Administración Tributaria).

Como mencionamos, se puede presentar el problema de que pierdas tu homoclave, pero hay varias maneras de generar la impresión de tu RFC sin contraseña.

Restablecer la contraseña

Este método se puede realizar sin contar con una firma electrónica, pero solo es admisible para personas física. Para ello, debes ingresar a la sección del RFC, la cual puedes acceder en la página del SAT. Dirígete a la opción de “Restablecer contraseña” o ingresa directamente a este link https://www.siat.sat.gob.mx/PTSC/auth/faces/pages/restablecer/recuperarContrasenia.jsf

Una vez hayas seleccionado “No” a la opción de introducir firma electrónica, se te solicitará el número del RFC. Este dato es necesario para que puedes restablecer tu contraseña y acceder fácilmente a su impresión sin costo alguno.

Generar RFC online sin contraseña

En caso que necesites imprimir el RFC de una de tus empresas o sociedades pero no cuentas con la contraseña, para hacerlo del modo más sencillo debes tener la firma electrónica del ente e ingresar al siguiente enlace www.sat.gob.mx/personas/tramites-del-rfc

Luego selecciona la opción de “Ejecutar en línea”, en esta sección debes ingresar tu firma eléctronica o e.firma. Puedes buscar tu RFC o cualquier otro documento que necesites.

Para imprimirlo, debes dar clic a “Generar constancia” e inmediatamente se te plasmará en la pantalla tu documento.

Imprimir RFC con CURP

Si requieres de la impresión rápida de tu RFC como persona física, puedes hacerlo solo con los datos de tu CURP (Clave Única de Registro de Población). Solo debes ingresar al enlace que te hemos facilitado en la sección anterior: www.sat.gob.mx/personas/tramites-del-rfc

Debes ubicar la opción “Obtén tu RFC con la Clave Única de Registro de Población (CURP)”. Luego, ingresa los 18 dígitos de tu documento, una vez el portal detecte el registro de los caracteres alfanúmeros, se te va a generar un código que te permitirá el acceso al RFC.

El sistema va a reflejar tu documento fiscal, el cual podrás capturar o imprimir. Asegúrate de leer cada uno de los datos para asegurarte de que cada uno esté escrito correctamente, en caso contrario, debes solicitar un trámite para modificación de datos de fondo o forma, dependiendo del tipo de error (si es ortográfico o personal).

Consejos para no perder la contraseña

La pérdida de alguna contraseña es más frecuente de lo que se piensa, pero puedes absolverte de este error siguiendo algunos consejos para que no tengas ningún problema a la hora de realizar un trámite:

  • Anota tu contraseña en algún cuaderno que siempre lleves.
  • Anota tu contraseña en el bloc de notas de la computadora o portátil. También puedes guardar el archivo en un pendrive o memoria USB.
  • Si tienes impreso tú RFC, anota la contraseña en alguna hoja de papel y guárdala junto al RFC en una carpeta.

Alternativas

El medio alternativo único por el que puedes hacer la impresión de tu RFC sin estar registrado en la plataforma o no contar con la contraseña, es una página no oficial, pero esta también es una opción poco segura y confiable. Hay diversas páginas de este tipo que consisten en la emisión de un RFC por medio de los datos personales que requiere introduzcas: nombre completo, fecha de nacimiento y número de identidad.

Esta es la vía sencilla, pero al hacerse, corres el riesgo de que tu RFC no sea admitido ni válido por las empresas a las que acudas para encontrar empleo. Al tramitarse por una página no oficial, la homoclave no estará en el registro del organismo, de modo que tu RFC será, en práctica, falso.

Esta alternativa te puede ser de utilidad cuando requieres del número u homoclave del RFC para anotarla o registrarla, pero este documento no es el que debes imprimir ya que se identificará rápidamente como falsificado.

Usos del RFC

Principalmente, se emplea para llevar un control económico y fiscal de cada actividad comercial realizada por ciudadanos o empresas, sobre todo, del pago de impuestos. No obstante, también es necesario para un conglomerado de trámites básicos, como la apertura de cuentas bancarias, emisión de tarjetas de crédito, admisión a grupos financieros y laborales como el Fondo Nacional de la Vivienda para Trabajadores (INFONAVIT) y Administradoras de Fondos para el Retiro (AFORES).